El Correo
Bilbao Basket

baloncesto

Recuperan su sitio

fotogalería

Hervelle, en una jugada del partido. / Jordi Alemany

  • Los hombres de negro se imponen al Fuenlabrada en un partido con muchas aristas e igualan al Andorra en los puestos de play-off

De nuevo entre los elegidos, aunque no deje de haber codazos para hacerse con una plaza en el vagón cabecero de la liga. El descanso del Andorra y el triunfo frente al Fuenlabrada -el tercero del curso en el minicalendario particular con los madrileños- permiten al RETAbet recuperar el terreno perdido. Racha positiva como prólogo de una semana atípica en la que se combinará actividad y descanso y escocerá, claro, ver la Copa por televisión. La octava plaza compartida, tal como se vivieron los terroríficos meses de diciembre y enero, una plaga en sí, es un botín digno de celebrar porque ratifica que este equipo ha cogido vuelo.

Se percibe en su juego, cada vez más coral, con opciones válidas en la pizarra de Carles Durán donde antes se deambulaba con dudas y paciencia de caducidad inminente. Lo agradece la fortaleza, la consistencia, por momentos el espectáculo. Y también el propio grupo de jugadores que se siente más arropado, sin fisuras, solidario y creciendo la confianza mutua, lo que tampoco siempre sucedió en el pasado reciente. Hay motivos para reengancharse a la ilusión que brinda este colectivo porque predica con el ejemplo del trabajo, el orgullo y la raza. El redil ya cobija a todos, con deslices y mucho margen de mejora, pero las paladas de los remos son cada vez más sincronizadas y persiguen, sin deserciones, el mismo rumbo.

Costó ganarle al Fuenlabrada, pero el Bilbao Basket se trabajó la faena con insistencia, recursos, coraje y arrebatos de autoridad. Salieron enchufados los hombres de negro,mucho, y con ello paliaron su falta de acierto. Dominadores del rebote en ataque -qué gran presagio- cubrieron un primer cuarto de alternancia que se movió entre cinco puntos de ventaja y dos de demora. Bamforth recordaba al killer que se presentó en octubre en Miribilla con facilidad para desenfundar, y Tabu endureció su carácter y eso el grupo lo respeta, valora y agradece.

La bola no pasaba por el aro con la deseada asiduidad, pero no fue ese dato el que enervó a los de Duran. Un arbitraje, sinceramente, nunca visto antes en una cancha perturbó la rivalidad sobre el parqué. El acoso con manos y manos a los bases era descargado de culpa y de repente se pitaba como falta un balón sujeto por ambas manos de Hervelle tras robo de guante blanco. Era el aviso de lo que Benjamín Jiménez, sobre todo, acabaría por brindar al partido: un final descontrolado, de esos que parecían ya erradicados en los que por sus bemoles el árbitro principal cree que el castigo es la mejor contestación a un público local en la estratosfera del enojo por lo que soportaba su equipo. Para llegar a ese instante hubo estaciones de paso realmente agradables. Con Salgado haciendo feliz a Buva; Todorovic deleitándose y creciendo como jugador de equipo que hace de todo y bien si sujeta las cinchas de su tendencia a la sobreexcitación; y una defensa notable que no aniquiló al ‘Fuenla’ porque tuvo barra libre en el grifo de la línea de castigo. Un segundo cuarto en el que el RETAbet sólo concedió dos canastas de campo que fueron complementadas con doce tiros libres.

Salgado, con un canastón sobre la bocina de posesión, había superado a Epi en la nómina histórica de triplistas de ACB y escalaría hasta la decimoquinta posición adelantando también a Toolson con otro descomunal hirukoa de nuevo sonando la sintonía de la chicharra del final del tercer cuarto . Todo el mundo trabajaba a destajo y cuando faltaba el aire se pedía el cambio. Era el camino. La mosca tras la oreja la seguía aportando una recolecta de faltas que subía la tercera al casillero de Eric y un par de ellas para Buva y Hervelle. Volvió Duran al repertorio reciente y dio un respiro interior con Nikolic y Mumbrú como postes.

Tras el descanso, el Bilbao Basket tuvo varias oportunidades para romper el partido, pero venía ya torcido con la conducta arbitral, que no haría más que empeorar. Ver a Bamforth en el suelo mientras le llovían palos para saldarlo con una lucha inverosímil provocó el enésimo calentón en las gradas. Pese a ello, el de Albuquerque seguía sumando y un triple suyo llevaba la diferencia por fin por encima de la decena (52-41). Además llegaban los primeros puntos de un titán apellidado Hervelle y esos arrebatos de casta y calidad confluían también con la pericia en el tiro camino del final del acto. Uno de Todorovic soltando el balón unas décimas antes de caducar una posesión y el citado de Salgado, casi desde medio campo, tras un saque de fondo y menos de dos segundos por consumirse.

65-58. Había llegado el momento de esgrimir la puntilla y certificar la defunción fuenlabreña. Se resistían los de Cuspinera con O’Leary y espasmos de Popovic, Paunic o Smits. Insuficiente porque de nuevo con Salgado, Todorovic y Buva el equipo descubría una conexión que le permitía facturar. Un dos más uno del croata, tras rebote ofensivo, daba otra bocanada de aliento. De nuevo en la decena de ventaja (75-65) confluían todos los elementos. Era la hora. Pero retrasó el reloj una antideportiva a Hervelle cuando el belga, balón sujeto por las manos en alto en busca de pase ante Wear, era acusado de lo que nadie vio, salvo Jiménez, que redondeó el tramo de inestabilidad con un fuera de banda pitado antes de que se produjera. Parcial de 0-9, fruto también de errores por las prisas y un agobio inesperado, para dejar las cosas casi como estaban (75-74).

Pero el minuto final de los hombres de negro fue para enmarcar. Triple de Mumbrú ante zona, tapón bestial de Eric y canasta tras robo, todo ello con Salgado y Tabu diciendo cuál era el compás que mejor sonaba.

Directo

FINAL DEL PARTIDO EN MIRIBILLA: RETABET BILBAO BASKET 82-FUENLABRADA 76. Los hombres de negro logran su décima victoria, muy trabajada. 15 puntos de Bamforth.

Final: 82-76.

Anota los dos Rupnik. 82-76.

Tiros para el Fuenlabrada.

1 segundo para el final del partido. 82-74.

Victoria que da confianza ante un rival directo.

Le ha costado superar al Fuenlabrada.

El Bilbao Basket iguala con 10 triunfos al Andorra.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate