El Correo
Bilbao Basket

acb

Mejoría sin recompensa

  • El Bilbao Basket se queda a las puertas de la redención en Madrid ante un Estudiantes adicto a Jackson

Lo tuvo cerca, mucho. Ganaba 82-83 a 26 segundos del final en un partido endemoniado, sin dueño, una gresca anotadora constante en el WiZink Center. Tabu flotó sobre Cook animándole a jugarse un triple y en la que debía ser la última posesión Mumbrú recuperó su puesto de alero, inédito por la baja de Eric, y se llevó al huerto a Jaime Fernández en el poste bajo. La canasta del empate era un hecho que los árbitros evitaron con una falta en ataque de las que no se pitan cuando está en juego un veredicto. Así de cruel resultó el desenlace de una actuación en la que el Bilbao Basket evidenció una notable mejoría carente de recompensa. Tuvo que sobreponerse a un déficit atroz como era la baja de su cinco nigeriano, recuperó muy buenas sensaciones con Tabu en la dirección y Salgado como recurso y nunca dejó de provocar estímulos optimistas en su parroquia. Cuesta leer entre líneas tras una derrota, pero el paso adelante es real.

Al final sí fue lo más parecido a un Bilbao Basket versus Edwin Jackson, como cabía esperar. El máximo anotador de la Liga Endesa se fue hasta los 44 créditos de valoración al aportar a la cuenta estudiantil 27 puntos con sólo dos errores en tiros de campo. Una estadística engordada por las doce faltas que sacó, todas tan evidentes, casi siempre en las penetraciones, como los palos llevados en idénticas circunstancias por Tabu camino del aro sin el mismo rigor arbitral. El escolta francés hizo mucho daño y obligó a Carles Duran a ir variando su nómina de carceleros, que comenzó con Lapornik, siguió con Todorovic y a la que acabó sumándose prácticamente todo el roster cuando se incentivó su marca de dos contra uno, en ocasiones convertida en una trampa si los del Maeztu se zafaban de la presión y encontraban efectivos sin acompañantes bilbaínos.

Porque el Estudiantes jugó como quiere y predica. Busca el mayor número de posesiones lo que se traduce en tener el gatillo liviano. Lo prueba el 30-24 al que arrastró al RETAbet en el primer cuarto, en el que como ocurrió en la primera vuelta en Miribilla los de Maldonado se mostraron intratables en la puntería, sin fallo desde la línea de tres. En ese símil de concurso de tiro los hombres de negro fueron capeando el temporal con agallas. Jackson y Mumbrú coincidían en anotación (11) y el baremo que medía el tino iba desde una renta de tres puntos a una demora de diez.

Para la conclusión de ese tramo inicial ya habían quedado varias cosas claras. Tácticamente bien trabajado, el partido del RETAbet iba a responder a ir solucionando el déficit en el perímetro. De inicio, Mumbrú y Hervelle actuaron como postes y salvaron el tipo en la demarcación. En la dirección, Tabu iniciaba su redención jugando con criterio, asistiendo y dando confianza a su séquito. Y cuando llegó la primera rotación fue Duran el que movió ficha para recuperar a Salgado formando pareja con Borg, con el sueco reactivado como escolta. No le fue mal dado que ambos fueron los únicos que lograron saldar su presencia en pista con un más-menos positivo. Una lectura de lo más cuerda de las posibilidades que tiene el técnico barcelonés en su roster.

Asignatura pendiente

Pese al buen pálpito en líneas generales, la defensa era una asignatura pendiente. 30 puntos en diez minutos provoca una proyección impensable de ser asumible. Siguiendo con la segunda unidad, el Bilbao Basket atacó con defensa, rebote y movilidad a un Estudiantes por momentos desconcertado. Parcial de 2-13 en cinco minutos iniciado con triples de Todorovic (2) y Tabu, un detonante que el grupo agradeció. Les tocaba mover a los madrileños y apostaron sus fichas en la casilla interior, haciendo que los 213 centímetros de Arteaga castigaran todo lo posible a un conjunto que se quedó pequeño sin Eric. Con Jackson momentáneamente a recaudo, los de Miribilla asumieron el control y llegaron hasta la neutralización del descanso con una defensa dolorosa para los madrileños, a los que rebajaron la producción del primer cuarto al cincuenta por ciento.

Las variantes eran constantes, hasta recurriendo a Mendia para dar oxígeno a Buva, gladiador en ataque y algo menos persistente atrás, esta vez más entendible por esa sensación de lidiar contra demasiados oponentes. En la reanudación el ‘Estu’ sacó provecho de puntuales lagunas atrás del Bilbao Basket y el pulso enloqueció, dando bandazos hacia ambas ascuas. Un triple de Page devolvió el dominio testimonial a los madrileños en el luminoso (48-47), lo que no sentían desde un ya lejano 32-31. El toma y daca escribía el guión y las rotaciones seguían dando sentido a la recuperación. Tabu, Bamforth y Buva habían remado lo suyo y con el regreso de Salgado y Borg el luminoso pasó del 61-60 al 63-66 como lectura del tercer cuarto.

Quedaba ponerle el cascabel al gato y Duran inició su intento de jaque volviendo a los orígenes naturales, con Hervelle al cuatro y Buva al cinco, a la espera de encajar en el rompecabezas a Mumbrú como alero. Pero le hirió de gravedad a su equipo entrar en bonus prácticamente a los tres minutos. Fue el comodín que los de Magariños pusieron sobre el tapete para ganar. No conseguían penetrar entre la defensa vizcaína, pero los colegiados les acompañaban a la línea de castigo. De tiros libres se nutrieron mientras los hombres de negro eran los que se jugaban el jornal con cada lanzamiento. Un triple cambió devolvió a Tabu, Todorovic y Mumbrú con la mayor frescura posible cuando el partido era lo más parecido a una ruleta rusa. El resto, ya lo conocen. Un triple de Buva a 26 segundos dejó la victoria a expensas de una gran defensa que no llegó. Y el acierto de tres de Cook a 15 segundos citó al Bilbao Basket con un ataque letal que un silbato cercenó.

.

Directo

MOVISTAR ESTUDIANTES 87 - 83 RETABET BILBAO BASKET

Nada más por nuestra parte. Gracias por habernos acompañado en esta emocionante mañana de baloncesto. Un saludo!!! Agur!!!

Por Bilbao Basket, el más destacado ha sido Tabu, con 21 de valoración y 16 puntos. Uno más anotó Buva.

Edwin Jackson ha sido claramente el mejor del encuentro. 44 de valoración, 27 puntos anotados.

Partido muy intenso y parejo, que no se ha decidido hasta la última jugada.

El triunfo en este duelo de equipos necesitados se queda finalmente en tierras madrileñas

MOVISTAR ESTUDIANTES 87 - 83 RETABET BILBAO BASKET

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate