El Correo
Bilbao Basket

Baskonia-Bilbao Basket i hoy 18.30 horas

Dos perlas solitarias

El Bilbao Basket celebra su último triunfo en Vitoria, en la Euroliga de 2011.
El Bilbao Basket celebra su último triunfo en Vitoria, en la Euroliga de 2011. / E. C.
  • Los hombres de negro sólo han regresado con el triunfo en las alforjas en un par de visitas a Vitoria: una liguera en el Buesa y otro de Euroliga en el Iradier Arena

Pocas. Por ello muy celebradas en su día. Hacerle doblar la rodilla al Baskonia como local se ha convertido en una misión casi imposible para los hombres de negro. El contador de visitas ofrece ya números respetables y en sólo dos ocasiones pudo y supo profanar los santuarios blaugrana. La primera vez, esa que nunca se olvida en cualquier ámbito de la vida, llegó el 2 de diciembre de 2007. Era la cuarta ocasión en que el Bilbao Basket se presentaba en Zurbano. En las anteriores hubo de todo. Derrotas por 2, 13 y 32 puntos. Los baskonistas, bajo la batuta de Spahija, iniciaron el pulso con Rakocevic, Planinic, Mickeal, Teletovic y Splitter, con una recámara brutal integrada por Prigioni, Vidal, Jasaitis, Johnson y McDonald. Vidorreta apostó por poner en cancha a Huertas, Recker, Lewis, Banic y Weis, entrando en las rotaciones Savovic, salgado, Paco Vázquez, Rancik y Pasalic.

«Éxtasis» fue el titular de la crónica en EL CORREO de un derbi mayúsculo, jugado a la piedra, al límite, con unos mil seguidores vizcaínos combatiendo en decibelios con 8.000 de los anfitriones. Un pulso de ida y vuelta, con golpes de efecto, como la exclusión de Vidorreta cuando Arteaga le apuntó directo al corazón y le envió al vestuario a tres minutos del final del tercer cuarto y máxima renta baskonista (62-54). Rafa Pueyo tomó el testigo, activó a Salgado como detonador y el de Santutxu llevó a sus compañeros hasta la buena ola. Un triple de Prigioni (78-73) dolió como el garrote vil, pero el entonces TAU se quedó clavado en ese cartón, Huertas se instaló en la línea de tiros libres y la opción de defender la última posesión local de 16 segundos concluyó con un rebote en defensa capturado por Recker que validaba un triunfo celebrado por todo lo alto con la marea negra, única que quedaba en unas gradas desiertas de público alavés en el minuto largo que duró el tiempo muerto pedido por Pueyo con el pulso ya en el bote.

Eran otros tiempos, una campaña en la que el iurbentia había pasado por la piedra a los continentales Barcelona, Unicaja, Joventut y Gran Canaria, con siete victorias en diez jornadas.

No se ha repetido tal euforia en Liga Endesa desde entonces. Pero sí volvió a clavar el Bilbao Basket su estaca en el corazón alavés en formato Euroliga. Era el 16 de noviembre de 2011. Primera presencia nominal como Gescrap, como subcampeón ACB, paseaba su palmito por la mejor competición del continente. Las obras de ampliación del Buesa llevaron el derbi al Iradier Arena, el coso taurino de la capital vitoriana. Por momentos pareció un encierro en el que los entrenados por Katsikaris iban a acabar desorejados. Raül lesionado, cuatro eliminados, la segunda parte prácticamente íntegra sin bases, 81-76 a tres minutos del final... Pero eran los tiempos en los que el ‘Reverendo Jackson’ predicaba la palabra de los guerreros que tumban a gigantes. Un parcial de 0-11 en 160 segundos hizo que el muerto estuviera muy vivo.

Fue el prólogo de una fase de grupos que el Bilbao Basket culminó ganando también al Caja Laboral en Miribilla. Así avanzó hasta que el CSKA le frenó en la antesala de la Final Four mientras el Baskonia, única vez en su historia, no pasó el primer corte de Euroliga. Alguna vez llegará la tercera entrega.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate