Mumbrú: «Si algo he aprendido aquí es que la gente de Bilbao y Bizkaia lucha hasta el final»

Mumbrú mira a Tabu, durante el calentamiento del entrenamiento de ayer en Miribilla. /Borja Agudo
Mumbrú mira a Tabu, durante el calentamiento del entrenamiento de ayer en Miribilla. / Borja Agudo

El capitán del Bilbao Basket solicita «confianza y unidad» en torno al RETAbet para huir de las urgencias en la clasificación

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Hasta el final, hasta que quede una brizna de aliento. El RETAbet no conoce el significado de la palabra rendición, nunca tirará la toalla. A pesar de las dificultades, de la comprometida situación clasificatoria, hundidos con siete victorias en la cola de la tabla, los hombres de negro prometen dejarse todo en la cancha en los nueve encuentros que restan hasta el final de la Liga Endesa para evitar que el proyecto bilbaíno caiga al infierno de la LEB Oro. Alex Mumbrú se colocó ayer los galones de capitán y reclamó confianza para la escuadra de Velkjo Mrsic, unidad en torno a la formación vizcaína, y prometió una entrega total de todo el grupo en busca de esa salvación cada vez más comprometida. Y, como casi un bilbaíno más, miró al carácter de la gente que le rodea y lo empleó para certificar que su formación plantará batalla mientras el cronómetro siga en funcionamiento. «Si algo he aprendido durante estos nueve años aquí, es que la gente de Bilbao y la gente de Bizkaia lucha hasta el último minuto de cada partido, en todo lo que hace en su vida. Y nosotros lo vamos a hacer hasta el final, y seguir apoyando los que estamos. Vamos a seguir adelante partido a partido», proclamó el líder en valoración de los hombres de negro.

De fondo, se escuchaban los botes de sus compañeros mientras calentaban. Un nuevo entrenamiento para preparar el partido del domingo contra el Movistar Estudiantes en Madrid (18.30 horas), una de las nueve «finales» que restan. «Tenemos que intentar hacer un partido serio, estar concentrados y competir. Tener un mejor porcentaje de aciertos. Y hacer un buen partido allí», reclamó Mumbrú, que se puso el traje de referente, ése que se ha ganado en las mil batallas que ha protagonizado con el RETAbet.

Con un tono contundente, el ala-pívot catalán se mostró entre molesto y dolido por las críticas que han surgido en torno a un equipo que tan solo suma siete victorias, las mismas que el Betis y el Burgos, y solo dos más que el colista Joventut. Realizó una defensa del vestuario, y solicitó unión y respaldo para una caseta tocada por la grave situación. «Últimamente escucho que si somos malos jugadores, y algunos estamos viejos, y el entrenador no vale, si el club lo ha hecho mal, si hemos fichado mal. ¡Lo fácil es eso! Lo díficil es confiar en el equipo, confiar en los jugadores, confiar en el entrenador y en el club», evidenció cierta pesadumbre el barcelonés, que no dudó en señalar que, la principal causa de esta deriva, tiene que ver con la psicología. «Nos queda un reto mental. Es un reto de nueve partidos, hay que ir uno a uno. Y tenemos que luchar hasta el final, confiar en todo: que lo que parece difícil hacerlo fácil. E intentar estar unidos, seguir mirando hacia arriba, y hacerlo bien en Madrid», analizó.

Amenaza Landesberg

Una piña, sin fisuras, formar una comunión entre los jugadores, el técnico y la afición. Todos juntos para sacar adelante quizá el momento deportivo –problemas económicos aparte– más complicado y extremo de la historia del Bilbao Basket en la Liga Endesa. Esa teoría deslizó de forma constante Mumbrú en su comparecencia sobre el parqué de Miribilla, un feudo que ha dejado de ser un fortín. Y esa cohesión se debe mostrar también el domingo para superar el Movistar Estudiantes y, sobre todo, para frenar a Sylven Landesberg, que le endosó 48 puntos la pasada jornada al Barcelona. ¿La fórmula para frenarle? «No es algo individual. Tenemos que hacerlo en equipo. Ha metido esos puntos al Barcelona, un equipo de la Euroliga, con una buena defensa... No va a ser fácil, está en racha;hay que hacerlo en equipo», solicitó uno de los pilares de este conjunto.

Ése es el primer mandamiento para ganar el domingo y atrapar ese oxígeno que se ha ido agotando a pesar de la victoria contra el Betis en Miribilla hace tres jornadas. «Hemos perdido el colchón», lamentó Mumbrú.

Otra de las consignas es creer en sus posibilidades, ver que son capaces de superar a su oponente, que nada les mine la moral. «Cuando pierdes más de lo normal hay un cosa que influye: la confianza es una de ellas. Tenemos que ganar en confianza, y también en otra cosas. Lo más importante es la confianza y competir», ejemplificó el capitán del Bilbao Basket, que quiso dejar una última frase contundente para los aficionados. «¡Que la gente cuente con nosotros que vamos a estar ahí!».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos