Otra hora de la verdad para el Bilbao Basket

Mrsic da instrucciones a Tabu. /ignacio pérez
Mrsic da instrucciones a Tabu. / ignacio pérez

La jornada arranca con resultados favorables, aunque el desenlace del Joventut-Obradoiro fue polémico en contra de los de Carles Duran

JOSÉ MANUEL CORTIZAS

La jornada comenzó ayer con dos resultados favorables para el RETAbet, uno de ellos precedido por un desenlace polémico, que en Badalona se entiende como escandaloso. Perdieron la Penya y el Zaragoza (los maños ante el Real Madrid por 81-96), implicados en el quinteto de equipos que corren para ocupar las sillas libres y dejar a los dos menos espabilados compuestos y sin plaza en la ACB. Sólo falta que los hombres de negro den el do de pecho en otra hora de la verdad que les cita esta matinal dominical (12.30) con un Real Betis pertrechado para intentar paliar los primeros síntomas de ahogamiento, con el agua dejándole sólo parcialmente libres los agujeros de la nariz para respirar.

Sirve lo visto el sábado para recordar que a perro flaco todo son pulgas. Claro que hoy en el Bilbao Arena se ven las caras dos ejemplares desnutridos. Pónganse en situación. Empate a 62 puntos en el Olimpic. El Obradoiro exprime su último ataque hasta meterse en una maraña de cuerpos y brazos cuya actividad sólo cesa con el sonido de la chicharra que indica que ha consumido su posesión. Doce segundos para que sea el Joventut el que se dé una alegría, que buena falta le hace. Es un secreto a voces que se la va a jugar Laprovittola. El argentino consume el tiempo hasta que toma aire y se va a por la canasta. Es obstaculizado en una de esas acciones en las que estamos cansados de ver cómo son castigadas con falta. La acción sigue, y el rebote lo captura Jordan para entregar una bandeja milagrosa.

Suena un silbato con insistencia, el del árbitro principal, Carlos Cortés. Separa los brazos anulando la canasta y pita falta del pívot jamaicano de los verdinegros. Por mucho que se revise el vídeo, en una acción así debería primar también lo que está en juego y ante la mínima duda -que había por quintales- el sentido común invita a cerrar el acta con la anotación local. El colegiado gallego lo tuvo claro y envió a Nacho Llovet al paseíllo hacia la que durante media vida fue su canasta local. Anotó un tiro libre y resolvió un choque que remata a los de Carles Duran.

Veljko Mrsic ha pedido a sus hombres «paciencia» para identificar y castigar los puntos débiles del Betis. Hay entradas, pocas, a la venta desde 6 y 10 euros, para socios y abonados y público en general.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos