El Bilbao Basket cierra filas ante un derbi complicado

Imagen de unidad de grupo durante un entrenamiento esta semana del Bilbao Basket en La Casilla. / BILBAO BASKET
Imagen de unidad de grupo durante un entrenamiento esta semana del Bilbao Basket en La Casilla. / BILBAO BASKET

El RETAbet se presenta en Illunbe en pleno conflicto de intenciones entre trabajar a futuro o ser más práctico

JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Gran duda. ¿Mantener la hoja de ruta y seguir trabajando pesando a futuro o virar hacia un sentido menos academicista pero más práctico dadas las tres derrotas consecutivas? La realidad, tozuda ella, dice que en más ocasiones de las deseadas no es posible maridar ambos conceptos. La fórmula de competir como antesala del éxito está muy bien, pero el déficit -ojalá que temporal- que protagonizan algunos jugadores invita, al menos, a pensar en desertar de ese planteamiento y adjudicar el protagonismo exclusivamente a quien esté en condiciones, físicas y mentales, de remar. Claro que, a su vez, la decisión cuenta con contraindicaciones, efectos secundarios de cara a un calendario con doble función semanal. ¡Qué complicado!

Tras la derrota continental ante el Partizan, el Bilbao Basket volvió a su rutina focalizando la mejoría necesaria en la jornada dominical. Un derbi siempre es un aliciente, una buena oportunidad para reaccionar. El Gipuzkoa iguala en la clasificación con los de Miribilla, pero sus trayectorias poco tienen que ver. Con dos victorias y tres derrotas por bando, el margen entre puntos anotados y recibidos arroja un saldo de 61 en favor de los hoy locales (+39 frente a -22) en el coso de Illunbe.

La defensa es el epicentro de las carencias que han impedido a los hombres de negro engordar su cuenta de resultados. Carles Duran la ha amplificado como asignatura a mejorar nota sin falta hoy. Recordó en voz alta el martes que buscar marcadores «a cien puntos» es un camino más o menos directo hacia la derrota y asume que la evolución en positivo debe partir de una lectura coral a la hora de proteger el aro propio. El grupo cierra filas y confía en recuperar las sensaciones necesarias para que su confianza les lleve por el buen camino.

El Fuenlabrada aprende a perder contra Obradoiro y el Madrid sufre para ganar a un San Pablo crecido

En los partidos adelantados a la jornada de ayer, el Fuenlabrada sufrió su primera derrota a manos del Obradoiro (65-73) en un choque extraño, en el que los madrileños tuvieron 12 créditos más de valoración y dispusieron de 20 tiros libres por sólo tres de los santiagueses. Este tropiezo deja como líder en solitario al Real Madrid, que necesitó apretar los dientes en su visita al Coliseo burgalés del San Pablo. Los castellanos marcaron su última ventaja a seis minutos del final y obligaron a los del renovado Laso a hacer un parcial de 22-32 en el cuarto final para acabar imponiéndose 95-100, sin que la igualdad sirva de consuelo a los debutantes en ACB, que siguen sin darse ninguna alegría.

Henk Norel
Números de otra galaxia para el pívot de Amsterdam. Valora 25 créditos por encuentro, prácticamente el doble que Swing. Por dentro, intratable con 19 puntos y 9 rebotes de media en 27 minutos en pista. Tremendo.
39
Puntos es el balance postivo del GBC en las cinco jornadas disputadas pese a contar con dos victorias y tres derrotas.

Fotos

Vídeos