Desciende el Bilbao Basket: Funeral multitudinario

Hervelle y el resto de los hombres de negro saludan a la afición tras consumarse el descenso./
Hervelle y el resto de los hombres de negro saludan a la afición tras consumarse el descenso.

El RETAbet se va a la LEB con el cartel de entradas agotadas y el orgullo de haber podido ganar a un Baskonia que ejerció de verdugo

JOSÉ MANUEL CORTIZAS

La crónica más dura jamás escrita. Créanlo. El epílogo a una historia tantas veces temida y al final cumplida. «Lo siento tío». Sonaban sinceras las palabras de Marcelo Huertas tras el partido en el que el Baskonia ha hecho valer su firma para certificar la defunción del Bilbao Basket. «Tranquilo Marce, nos hemos metido solitos en este agujero», recibe como contestación. «Sí, pero no ahora. Esto viene de hace mucho tiempo. Pero sois grandes. Ánimo, saldréis adelante». El cómo y cuándo es lo que inquieta. Porque con el último soplo de vida deportiva de los hombres de negro quién sabe qué más se habrá extinguido. Desde poco antes de las dos y media de la tarde del 13 de mayo de 2018 el RETAbet sabe que le quedan solo dos funciones en la ACB. Otro trance que habrá que pasar como sea.

74 RETAbet Bilbao Basket

Tabu (18), Todorovic (17), Tomás, Hervelle (4) y Thomas (7) -cinco inicial- Salgado, Rebic (2), Redivo (11), Hammink (2), Mumbrú (10), Gladness (3) y Bentil.

78 Kirolbet Baskonia

Huertas (11), Janning (9), Garino (2), Voigtmann (4) y Diop (6) -cinco inicial- Vildoza (4), Beaubois (8), Timma (9), Shengelia (10) y Poirier (15).

Parciales
: 17-15, 34-42 (descanso); 55-60 y 74-78 (final).
Árbitros
: Benjamín Jiménez, Francisco Araña y Jacobo Rial.
Incidencias
: Partido correspondiente a la trigésimo segunda jornada de la Liga Endesa, disputado en el Bilbao Arena de Miribilla casi lleno con 9.842 espectadores, según datos oficiales. Entre ellos unas decenas de seguidores visitantes.

Adiós con preaviso a un recorrido de catorce temporadas por la segunda mejor liga del mundo, la misma de la que se ha borrado la franquicia vizcaína en una campaña lamentable sobre el parqué y suicida en lo económico desde hace bastante más tiempo. Los lodos en los que se ha visto atrapado poco tienen que ver con triples encajados en el último segundo o con que haya sido el verdugo menos deseado (si puede haber empatía con quien te quita la vida) el que le negara hasta la última voluntad. De hecho, estos desenlaces acaban con una crueldad infinita. Lo fue presentarse con tres puntos de ventaja en el último minuto de este derbi y mantener la opción del empate hasta los siete segundos finales cuando Janning hizo lo que mejor sabe y aún no había interpretado en la matinal de Miribilla, descerrajar un triple sobre la bocina de posesión. Una anécdota, cruel, otra más, en un rosario de incidencias negativas que han hecho naufragar definitivamente a los hombres de negro.

La marea negra iba ya mentalizada. Quería creer, pero tras la victoria la víspera del Zaragoza en Málaga la instantánea reflejaba la atmósfera de Mordor. Aun así,esta afición de bandera siguió a su equipo hasta el final, como nunca ha dejado de hacer. Colgó el 'entradas agotadas' en el Bilbao Arena, trató de minimizar los cánticos de apoyo baskonistas, se levantó de los asientos con las reacciones raciales de los de Jaka Lakovic, pidió todo y más a los árbitros y solo cuando Janning dejó caer la guillotina en el minuto 39,53 se derrumbó y supo que no era una pesadilla, que la señora de la guadaña esperaba a la salida.

Poco consuelo hay en estos momentos. Quedarse con haber podido ganar al Baskonia es uno, menor. Al fin y al cabo, con lo cuesta abajo y sin frenos que rodaba la franquicia quizá era ya imposible evitar la colisión. A la espera de la molesta digestión que espera al batacazo del club, el derbi sirvió para constatar que hay más equipo que lo que indica la clasificación. De la mano de Lakovic, en dos partidos se ha visto otro RETAbet, un grupo con brotes de descaro, mayor implicación aparente y una lectura defensiva que quedó demostrada con los 78 puntos encajados ante una máquina de anotar como son los de Zurbano. Hasta se ilusionó el respetable, y también el equipo, con que esa labor de contención le iba a dar la vida extra para seguir jugándose algo el próximo fin de semana como anfitrión del UCAM Murcia.

Más información

Se rehizo el Bilbao Basket de su único lunar antes del descanso, cuando en menos de dos minutos encajó un 0-10 fruto de un triple fallado y cuatro faltas cometidas, dos en ataque, versus cuatro canastas y dos tiros libres sin fallo de los vitorianos,incluidos sendos alley-oops coronados por Diop y Shengelia. Y supo y pudo continuar en el partido recuperando once puntos de demora (41-52) con la aparición estelar de Todorovic en el tercer acto (cuatro entradas y un triple) y el clímax ambiental que llegó tras una técnica al banquillo vizcaíno. Así, con un parcial de 7-0 en el arranque del cuarto final los hombres de negro lograron mantener una renta de hasta cuatro puntos camino de los sesenta segundos que dieron paso a la lectura de la sentencia. Dos tiros libres fallados por Thomas, triples de Tabu y Redivo que no entran, una contra con pase de quarterback entre Mumbrú y Todorovic o un rebote en ataque del capitán al que le faltaron muelles para llevar al aro. El animal herido se resistió cuanto pudo. Y no fue lo suficiente.

Las miradas que habían sido de refilón a lo que ocurría en el Olimpic se convirtieron en la última bala operativa. Si perdía el Joventut ante Fuenlabrada, la agonía alcanzaría una semana más. Más crueldad. Porque un partido que dominó a placer el equipo de Carles Duran (salvador de la Penya, otro apunte para el escozor dado su inicio de temporada en Miribilla) pareció virar in extremis cuando los madrileños se pusieron a tres puntos (81-78). Ilusión óptica. Y, como dictan los juegos, 'game over', final de la partida.

Lo que viene ahora es cansino solo de imaginarlo. Toca juicio para depurar responsabilidades, esperar a lo que sucede en la LEB por si el equipo que se imponga en los play-off declina subir y dimes y diretes sobre reuniones más o menos secretas, posturas institucionales, reclamaciones populares y la crudeza de la no viabilidad económica de la franquicia en su estado, que incluso podría empeorar en breve.

Toca llorar por el equipo que nos llevó a un subcampeonato de Liga, a una final continental, que nos permitió ser conocidos en Europa al punto de estar a dos partidos de una Final Four de Euroliga. Entonces nadie imaginaba un volantazo tal. Bueno, había quien sí, pero a nadie le gusta escuchar predicciones que hablan de tristeza, soledad y muerte.

Remeteria y Aburto trasladan su apoyo

El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, y el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, han trasladado su ánimo y apoyo al Bilbao Basket tras consumarse este domingo la pérdida de categoría y su descenso a LEB Oro. En su cuenta personal de Twitter, el diputado general ha recordado que se han vivido «momentos bonitos con este equipo y ahora tocan momentos duros». «Así es el deporte. Ánimo y aupa Bilbao Basket», ha añadido. Por su parte, el primer edil ha señalado en la misma red social que «también en los momentos difíciles estamos con vosotros». «Ánimo Bilbao Basket», ha afirmado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos