Balance a un año de aprendizaje

Raül López durante su presencia ayer ante los informadores./Borja Agudo
Raül López durante su presencia ayer ante los informadores. / Borja Agudo

Raül López confirma la continuidad de Duran y rescata los aspectos positivos del curso, entre ellos la sintonía con la grada de Miribilla

JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Ha sido un año especial, quizá el menos estándar en varios. Transición a paladas en un Bilbao Basket que estrenó director deportivo, entrenador, consejo de administración y más de media plantilla. Las expectativas deportivas no se han adecuado a los objetivos deseados por el entorno, pero la realidad económica de la franquicia tampoco ha alejado a los hombres de negro a una pantalla inferior. Por ello, Raül López apunta que «todo lo que ha pasado es positivo. Hemos luchado hasta el último día y estoy contento de haber estado a punto de conseguir lo que queríamos. Miribilla sigue estando con gente. A nivel deportivo hay cosas que te gustaría hacer mejor o distinto, pero forma parte del proceso». Lo dijo en el arranque de su cita para ofrecer un balance de situación, tras garantizar el puesto a Carles Duran. «Sí, estamos planificando la próxima temporada, Carles entra en nuestros planes y queremos hacer la mejor plantilla que podamos, pero es muy pronto para contar lo que está en nuestra cabeza».

Dejó claro el director deportivo que cuenta con movimientos de personal importantes provocados por el mercado y la imposibilidad del club, mientras prosigue la hoja de ruta de su plan de viabilidad, de competir contra ofertas e intereses superiores. Sí se detuvo en el caso de Javi Salgado, al que el Bilbao Basket le trasladó la propuesta de colgar las zapatillas y entrar en el cuerpo técnico. «Hablamos con Javi hace unas semanas y ahora nos volveremos a sentar. Va a depender un poco de lo que le pida a él el cuerpo. Tenemos una idea de lo que nos gustaría pero él marca los tiempos para definir su futuro. No es fácil para un jugador que está llegando al final de su carrera decidir o tener claro lo que va a hacer. Seguro que se ve jugando otro año, pero puede haber otras opciones que le interesen».

Raül López fue categórico sobre la voluntad de la franquicia respecto a las competiciones europeas, aunque tiene realmente complicado recibir una wild card. No es probable que se la otorgara por segundo año seguido la Euroliga para jugar Eurocup y no quedó muy bien el pasado año con la FIBA al desmarcarse en el último momento de su novedosa Champions. «Nos gustaría jugar en Europa. Como club estamos muy interesados y es bueno para el equipo y los jugadores. Personalmente me da un poco igual qué competición porque pretendemos dar más rodaje a jugadores que podrían venir de ligas menores o universitarias».

«A marchas forzadas»

El mago de Vic ratificó que en caja hay lo que hay. «No estamos en una situación para pensar en hacer un equipo más caro». Y entiende que en su condición de director deportivo deberá ser amplio de miras por cómo se va imponiendo el perfil de jugador físico. «El deporte en general avanza en esa línea. Aunque me pueda gustar un tipo de jugador más técnico entiendo que hay que tener gente muy preparada físicamente». Sin olvidar otro reto complejo de plasmar, rodearse de una columna vertebral que pueda perdurar en el tiempo en Miribilla. «Siempre pensamos en jugadores que puedan tener un recorrido largo en el club, pero es un tipo de jugador que le interesa mucho nuestro proyecto como lanzadera hacia algún sitio».

De la renovación de Álex Mumbrú dijo que «está donde tiene que estar. Estoy convencido de que Álex va a jugar aquí un año más o los que sean y seguirá siendo un jugador importante». Pidió paciencia para todos los integrantes del proyecto. «Igual que los jugadores necesitan un proceso de adaptación y mejora, Carles (Duran) ha sido parecido. Este año le ha servido muchísimo, es mucho mejor entrenador que cuando empezó y el que viene lo será más aún. Cuando hay un proyecto a largo plazo hay que tener paciencia e ilusión porque todo va a ir a mejor».

Comenta que le ha tocado aprender «a marchas forzadas para encontrar tu sitio» y pone el acento en la marea negra como gran bien de la entidad. «El día que descuidemos a la gente este club dejará de ser lo que es. Sin nuestra gente en Miribilla esto sería insostenible. Su sintonía es lo más importante que ha pasado este año».

Fotos

Vídeos