La ansiedad de vivir sobre el alambre

Gladness y Fischer esperan para entrar en pista. El brasileño no podrá hacerlo hoy./ARRIZABALAGA
Gladness y Fischer esperan para entrar en pista. El brasileño no podrá hacerlo hoy. / ARRIZABALAGA

La visita del Unicaja, «que llega en un momento dulce» pero fuera de la Copa, coloca al RETAbet en una situación extrema de la que espera salir airoso

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Empresa complicada. La visita de un equipo de Euroliga que vive su mejor momento del curso versus las bajas que continúan minimizando las posibilidades de rotación de uno de los vicecolistas de la Liga Endesa. Un Unicaja que ha ganado cuatro partidos seguidos a los sones del ‘I feel devotion’ (incluidos a domicilio en el Palau y La mano de Elías) frente a un RETAbet que busca un equilibrio casi imposible sobre el alambre. Sólo una casilla respecto a los avernos de la tabla y pálpitos encontrados ante las posibilidades reales que tiene de dar lo que estaría catalogado como sorpresa. Sin el concurso de Fischer, la duda de Hervelle, Todorovic en pleno proceso febril, Tomàs con un esguince reciente y Mendia también tocado, el elenco vizcaíno merma de nuevo con el consiguiente peaje físico que acarreará. Así es casi imposible.

No sirven los lamentos. No los quiere Veljko Mrsic de cara a verse las caras con el club que le robó el corazón en su etapa de jugador, aquel alero contundente al que Maljkovic exprimió en el Carpena. Pero tiene que mover ficha. Hay perfiles de rivales que van a ser sí o sí inalcanzables para los hombres de negro. Tiene que ver con el físico, arma que no pueden esgrimir los de Miribilla. Urge que rebusquen en su arsenal otro tipo de alternativas. «Vamos a intenta cambiar nuestro ritmo», desvela el técnico. «Tenemos que proponer el que nos venga bien y con rivales de primer nivel no se puede mantener siempre la misma velocidad».

«Si no vemos mejora habrá que hacer algo»

La delicada situación que vive el Bilbao Basket podría dar pie a regresar al mercado en busca de algún refuerzo. Así lo reconoce Veljko Mrsic con naturalidad al ser preguntado sobre si se valora la posibilidad de fichar. «Estamos hablando de reforzar la plantilla. Hay que salvar al equipo y no podemos esperar mucho tiempo. Si no vemos mejora habrá que hacer algo», comenta reconociendo que los jugadores deben ser muy conscientes de ello.

El técnico croata reconoció que deberá variar de roles a alguno de sus hombres por las posibles bajas de Fischer y Hervelle. Así, avanzó que ha hablado «mucho» con Devin Thomas y «contra Unicaja veremos cosas de su juego que hasta ahora no ha demostrado». SE muestra aliviado Mrsic al poder centrarse sólo en un partido semanal. «Este equipo necesita entrenar. Desde Limoges tuvimos ocho horas para ir y otras tantas para volver; el viaje a Belgrado se complicó con un regreso de quince horas; otras ocho horas de ida y de vuelta en bus a Andorra y el viaje a Berlín. Entrenando con toda la plantilla, en dos semanas vamos a ver el cambio»

Y señala a los creadores y portadores del balón camino del aro rival. «Los bases y escoltas deben reconocer que a veces hay que descansar en ataque. No hay que buscar siempre ese primer tiro a los pocos segundos que muchas veces se vuelve en contra. Hay que saber leer, jugar más largo». Y rebobina a la cita del miércoles en Berlín para lamentar la puesta en marcha, «con pérdidas y puntos del Alba en el uno contra cero» y suavizarla con el reconocimiento de la reacción «que nos llevó de perder por 27 a ponernos a 9, en la que gastamos mucha energía».

5 derrotas lleva a domicilio Unicaja en ACB por sólo dos victorias (Zaragoza y Murcia). En Euroliga suma cuatro triunfos seguidos

A la espera de que la reacción sea clasificatoria, además de la calidad del juego, Mrsic se ve liberado al dejar atrás el comprimido programa continental que ha anulado su posibilidad de trabajo, scouting y preparación a los niveles que necesita. Se abrirá un trío de jornadas tras la de esta tarde en la que se deberían comenzar a apreciar resultados al contar con una semana completa para preparar cada encuentro. Servirá este ya monólogo liguero para seguir acoplando a Tabu a una maquinaria que debe poner en marcha. «No ha habido suerte con la vuelta de Jonathan por las demás lesiones habidas, problemas que no son normales en un equipo». El preparador croata, pese a los déficit del belga, ratifica la confianza en su timón. «En Andorra ya hizo un buen partido después de cinco semanas parado. Cuando estemos bien de físico esperamos que nos ayude mucho y seguro que mejoraremos».

«Necesitamos jugar cada partido como si fuera el último. Si morimos en febrero, morimos en febrero, pero no podemos poner límite a nuestro esfuerzo» Joan plaza

Falta hace. Y es el momento de hacerlo. Quedan cuatro partidos para el cierre de la primera vuelta y tres serán en casa, el de hoy frente a un Unicaja «que llega en un momento dulce», lo que hará necesario «dejarnos todo en la pista para dar la sorpresa». Los de Joan Plaza ganaron en Israel el jueves y volaron por la noche para llegar ayer a las siete de la mañana a Bilbao. Lo hacen con déficit en su cuaderno de bitácora liguero, ya que en siete salidas sólo han vencido en Zaragoza y Murcia. Y no es baladí para ellos la muesca en juego dado que siguen fuera de las plazas de acceso a la Copa del Rey.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos